jueves, 18 de febrero de 2010

Minis

.

Anastasia, 20 años

Con el dedo índice, roza los tulipanes deshidratados del balcón. Puede escuchar los pasos toscos que retumban en el techo del balcón de su vecina. Mientras el aire pesado del verano la deja respirar de a ratos, llegan a su conciencia los gritos de su madre desde la cocina. De grito en grito, Anastasia toca otras flores del balcón y sonríe. Las flores también respiran.


Karina, 41 años

Tres hijos, un ex marido, una madre bipolar. Karina tiene todo eso y: un piano que le regaló su hermano hace 15 años, un amante productor de seguros y la cocina sucia. Retomó sus clases de composición hace una semana. Los jueves a la tarde se junta con su grupo de amigas del club. En el anteúltimo encuentro, la conversación giró en torno a si es mejor tener un hobby o un amante. Al último encuentro, Karina no asistió.


Pedro, 8 años

El mes pasado murió Pepo, la mascota de Pedro. Pepo era un cachorro, mezcla de Bulldog y Basethound, que Pedro alimentaba con leche y galletitas Oreo. Jugaban en la plaza del barrio, mientras la madre los cuidaba. Pepo siempre corría más rápido que Pedro, se escapaba unos metros, pero volvía a su amo, solía traer entre sus dientes pajaritos. Cuando Pepo murió, la madre de Pedro le preparó a su hijo una merienda con leche y galletitas, y para que no esté triste, le regaló un pajarito.


El inglesito, 63 años

“El inglesito” fue un soldado australiano que se quedó a vivir en Mar del Plata, después de la guerra de Malvinas. En sus últimos años, se dedicó a mirar el mar sentado en una pila de cajones de madera húmeda. Sus amigos del puerto lo recuerdan por su risa atragantada, entre falta de aire y licor. Diez años atrás, tuvo un restaurante de pescados y mariscos al que llamó “Oasis”. Murió sentado en la pila de cajones.

.

7 comentarios:

girlontape dijo...

hmmm me gustan estos micro relatos...

Simpática y puntual dijo...

hola girly, gracias.
estoy escribiendo minis como entrenamiento, para que en algún momento pueda escribir una novela digna.
besos.

CANCEROLAZO dijo...

minis que están dentro de la media de lo que hay en la red, aunque la investidura, para hilar fino, del campo semántico entramado es el de las medias red y las minis, very very hot...

Pepo se llamaba el gato de Borges, quien prefirió rebautizarlo Beppo, en alusión a un relato de Stevenson que es la comidilla de todos los que metemos un bocadillo...

Simpática y puntual dijo...

hola cancerolazo!

qué bajón, estar entre la media de la red, enredada. ya mejorará, no? con esfuerzo y constancia todo llega, o no?
posta se llamaba pepo? o es otro de tus juegos de palabras? besos.

hermano dijo...

Hola!

Gran práctica, ensayo y liberación escribir sobre los microproblemas de personajes.

Me gusta el enfoque que le das.

simpática y puntual dijo...

thanxs.

simpática y puntual dijo...

thanxs.