martes, 22 de mayo de 2012

La melancolía como revolución


(texto leído en el varieté literario del cc matienzo)

Frente a la consigna de escribir algo acerca del concepto de revolución y, más precisamente, la revolución propia, en su momento, tuve varias ideas que me entusiasmaron y luego descarté o, más bien, ellas se descartaron. Había pensando en principio tomar la idea de revolución con respecto a las mujeres y había imaginado un texto gracioso sobre las vicisitudes de ser mujer y enfrentar en muchas ocasiones cotidianas situaciones increíblemente absurdas y ridículas en pleno siglo XXI. En otro momento, había considerando tomar la posta desde el aspecto de la escritura en sí; nada más revolucionario en un sentido personal que escribir. Digo, escribir específicamente bien, en el sentido gramatical y sintáctico. Hay algo en la mente que se vuelve a tejer, a configurar, como consecuencia de poder escribir y expresarse correctamente.
Pero, sinceramente, nada de esto me pareció suficientemente atractivo para escribir. De lo que sí estaba segura era de que no quería tomar la palabra revolución es su acepción más clásica, o más típica, que es la política y social. Y además, tampoco quería pensarla como algo productivo o positivo per se.
  Se me ocurrió entonces, comentarle a dos amigos lo que quería hacer con revolución. Uno me acusó de banal, el otro estuvo más medido. Por supuesto que el que me tomó por banal era el que creía fervorosamente en una única posible interpretación de la palabra revolución: la política y social que trae cambios positivos o, al menos, se hace con la expectativa de generar nuevas relaciones sociales. Mi otro amigo, con respecto a la idea de revolución fue un poco más escéptico; simplemente se pronunció citando la frase que dice “cambiar algo para que todo permanezca igual”.
Se generó una discusión en torno al significado de revolución, acudimos al maravilloso diccionario de mi amigo escéptico y, entre las varias definiciones de revolución, apareció la que más se acercaba a mi idea. Mi amigo dijo: “acción y efecto de revolver o revolverse”. Y ahí estaba esa palabra hermosa: “revolverse”. Algo que sucede adentro con uno mismo. Me revuelvo. Estoy revuelta. La palabra simplemente como un concepto, un artefacto, una maquinita, una estructura, un funcionamiento que se pudiera aplicar a otras cosas. Lo que trataba de decirles es que la melancolía también podía verse como un estado revolucionario. ¿Qué otra cosa nos da vuelta en todos los sentidos sino un profundo y repentino sentimiento de tristeza? Algo que nos subvierte, que nos desordena y nos altera nuestro modo de estar y sentir la vida.
Si por revolución podemos entender efecto de revolverse, cambio rápido y profundo en cualquier cosa (a veces de manera violenta), rotación de un cuerpo alrededor de otro, entonces puedo decir que la melancolía es una cambio violento en nuestra manera de sentir. Todo se mueve, qué dudas hay. Se nos mueve el piso, miramos para atrás y las cosas de pronto parecen terriblemente intensas, importantes, enormes, trascendentes, alejadas, perdidas. De golpe, apreciamos infinitamente un cuadro, un regalo, la remera de un ex, el teléfono que suena, el silencio, una lechuga verde fosforescente en nuestra heladera, nos sentimos conectados a las cosas, a la vida de una forma diferente, la lechuga nos parece intensamente viva, pensamos en la vida de la lechuga, cómo hizo esa lechuga para terminar en una heladera, sentirá algo si me la como, qué sentido tiene comerme la lechuga ahora y no después, por qué debo comer lechuga, es cierto que la lechuga aporta calcio, y así al infinito. Todo se potencia, hay una intensidad furiosa en la tristeza y una atención enorme en cosas nimias. Como si la mirada en vez de proyectar para adelante proyectara para atrás. Y estamos varados en medio de una isla, a solas, rodeados de olas y olas de sin sentido. Nuestra vida cotidiana está tomada por este estado revolucionador; ahora nos toca salir a trabajar con la mirada en el piso, alguien te pregunta en la oficina; ¿che, boluda, te pasa algo? ¿estás deprimida? Y vos, con la mirada aletargada respondés: no, estoy revolucionada. Y es así. Como un lavarropas en centrifugado en nuestro estómago y nuestra mente que se apodera de todo. Empiezan las preguntas circulares, las batallas insulsas, los amados que se los ama más intensamente al rato que se los odia, una moneda que falta para el colectivo nos deja a la intemperie en medio de la calle, una pregunta como ¿qué hora es? se vuelve un problema filosófico. La gente empieza a preocuparse y vos pensás, sólo pensás, que simplemente tenés derecho a transcurrir en ese revoltijo interior que tantas veces hace que las cosas se acomoden de formas inesperadas. Además, la tristeza no es tan improductiva como algunos dicen. Hay toda una corriente de pensamiento que dice que en esos estados algunas personas tienen cierta pulsión poética. Y sí, no es la única manera, pero es una de las maneras posibles que tantos poetas nos ha dejado. Por eso, revolución para mí es revolverse en los estados más complejos de las sensaciones y, claro, resurgir con la misma fuerza que nos hundió, para volver a andar por la vida livianos, felices y con una mirada de las cosas novedosas.

4 comentarios:

JuanK dijo...

Aquí hace un calor asfixiante, pero la lectura de tu reflexión ha sido como beberse una limonada escarchada (con su gota de ron, claro).

simpática y puntual dijo...

Hola, JuanK,
gracias,
vos estás en españa?

Anónimo dijo...

www.100datingwebsites.com

Anónimo dijo...

The information were very helpful for me, I've bookmarked this post, Please share more information about this
Thanks