martes, 29 de mayo de 2007

De cómo salvaba animales

_

-Ibamos a un club en Caracas que se llamaba “El Hogar Hispano”. En ese club había dos piletas. Una grande y honda, y por supuesto, otra pequeña y baja. Un día, como cualquier otro día de club, pasé caminando cerca del borde de la pileta baja y noté como una abeja se ahogaba. Me dio mucha pena. Pronta hundí mi mano en la pileta y con el dedo índice la rescaté. La abeja me picó el dedo y se fue volando. Varios años después ví El juego de las lágrimas y recordé la fábula del escorpión y la rana. Está en su naturaleza, pensé.

-Esquina Santa Fe y Coronel Díaz, sábado a medianoche muy lluvioso. Veo una perrita cachorra perdida cruzando las avenidas. Me acerco, se acerca. La alzo upa y me la llevo hasta el palié de mi casa, la casa de mis padres en ese entonces, pensando en dejarla en el palié así por lo menos no se moja. Subo el ascensor y la escucho llorar como lloran los cachorros, a los aullidos y la busco para llevarla a mi habitación a escondidas de mis padres. La hago pasar, me acuesto a dormir y la perra vuelve a llorar. Entonces resuelvo meterla bajo mi frazada y apenas tapada la perra deja de llorar. Dormimos juntas. A la mañana mi madre complota conmigo a escondidas de mi padre y planeamos como ubicarla en alguna familia amiga.

-Hace unos años la perra de la familia parió por segunda vez. Nacieron cinco cachorritos, pero a medida que pasaban las horas y los días se iban muriendo. Mi madre tenía un plan para salvarlos: les dábamos calor metiéndolos en el horno con la puerta abierta. Nos turnábamos para sostener a los perritos en el horno. Murieron cuatro. Uno se salvó. Lo llamamos Suertudo, como el perro de los Simpsons.
.

8 comentarios:

Matías Pailos dijo...

Por eso la abeja no es la mejor amiga del hombre.

simpática y puntual dijo...

ni del hombre, ni de la mujer, ni de los pájaros, ni de los caballos, ni... la duda que siempre albergaré es si las abejas se pican entre sí.

Tommy Barban dijo...

por supuesto, sus blancos preferidos son los zánganos y las florencias.

Simpática y puntual dijo...

uy que miedo tommy b.
estamos cagados entonces!
(me gusta tu blog)
saludos.

Tommy Barban dijo...

gracias, a mí este también (pero el que me encanta es sólo shorts, gran título)

Simpática y puntual dijo...

: - )

Geru dijo...

¿Será tu naturaleza conmoverme y picarme con tus cuentos? Gran historia Flora...cuántos recuerdos. Snif.

simpática y puntual dijo...

Geeeruuuuuuu!!!
apareciste en la blogósfera!
te extraño.