jueves, 10 de mayo de 2007

Leopoldo Estol strikes again

_









—¡Leopoldo vení y ordená este quilombo de una buena vez, querés!

Bien podría haberle dicho la madre a Leopoldo, atrincherado en su habitación, perdido entre su colección de latas y botellas, escondido entre cables enredados y cinta scotch pegoteada entre zapatillas y estufas. Y claro, Leopoldo nunca hizo caso, y como todo niño que juega, jugó todos estos años a jugar en su habitación mutante de cuatro paredes, como la que inauguró en el MAMBA el viernes pasado, revuelta como after rave.
Lo primero que se percibe, y se percibe en el cuerpo, porque ataca directo al centro, es desconcierto. ¿Qué mierda pasó acá? ¿Qué bomba explotó? ¿Quién hizo este lío? En breve y luego del primer momento, secuencias azarosas de ramilletes de botellas plásticas de agua vacías se despliegan arrojadas al vacío entre latas negras y rojas de Speed y colillas de cigarrillos por la superficie de un pabellón, digamos, del pasajero MAMBA, alojado momentáneamente en el Correo Central.
Efectos varios: crash, cranch, shhhkk, onomatopeyas del pisotear de botellas por niños correteando, mugre, amontonamientos, público que se ordena en el piso, latitas after Speed atropelladas por zapatillas colorientas y coloridas…
Leopoldo anuncia que Mi primer escultura, en efecto, es la imagen de todos los niños correteando perdidos en el desorden, buscando agua que beber, bailando y saltando mientras botellas hundidas se amotinan en el piso. Y de eso se trata, de la primera escultura de nuestras vidas, de habitaciones que en silencio se destajan entre objetos inconclusos, fuera del estante, con movimientos insólitos. Como cuando niña me deleitaba ante mis propias construcciones micro raves, donde en botellas plásticas de agua vacías depositaba y coleccionaba alegremente insectos de patas largas, verdes, saltamontes y con el roscar de la tapa, los bichitos sonaban agitados entre saltos de pared en pared transparentes y cilíndricas.
Me alegra saber que aún existen niños que no ordenan su habitación, y que por el contrario, estallan extasiados en caos para salir a jugar.




(Bizarre love triangle. New Order)

Mi primera escultura
Leopoldo Estol
MAMBA
Corrientes 172, 2º piso
Desde el Viernes 4 de Mayo de 2007 al Martes 5 de Junio de 2007

Más: http://www.espacioft.org.ar/BolaDeNieveInfoArtista.aspx?artista=65
.

8 comentarios:

Matías Pailos dijo...

Esperemos que los niños no se claven ningún resto de Speed. Por otra parte, celebro la ocurrencia de Estol. No creo nada que esos pies sean de la mismísima Marta Minujín. De todas formas la seguiré leyendo. ¿Estol, o en busca del tiempo perdido? ¿Estol, o tras la infancia ausente?

Simpática y puntual dijo...

(!!!) MP, ¿cómo es que duda de la veracidad de los pies de Minujin? Pongo a su disposición testigos que pueden confirmar el hecho.
Muy de acuerdo: Estol en busca del tiempo perdido.

ava dijo...

me encantó lo de los pies de marta!!!!!!!!! a favor de la muchacha, debo decir que en un arte-ba o simil hace unos años vi a la señora minujin hablando muy alegremente con el señorito leopoldo estol. así que sí: no hay duda, esos son los pies de marta.
arte arte arte!

simpática y puntual dijo...

hola rosa-rosa!
besos!

leopoldo dijo...

hola, soy leopoldo! que bueno lo que escriste, ¡gracias! ¡gracias! ¡gracias!

leopoldo dijo...

escribiste :)

simpática y puntual dijo...

hola leopoldo!
me dijo R que tenés un blog, quiero saber cuál es!

Saludos!

leopoldo dijo...

jaja todavia no me lo saque porque no se me ocurre le nombre igual ni bien lo saque te aviso.
lo que si tengo es fotolog.com/poxipics

y tambien myspace.com/poxipics