miércoles, 2 de mayo de 2007

Work in progress

_



En día abrumador sostengo con mi voz si el clearing es de 24 ó 48 horas. Me veo en el teléfono esgrimiendo que si va en layers es más sencillo animarlo. Que programe en flash y sopese el peso de los quicktimes. Que el lunes espero un presupuesto. Me siento y recorto foto al corte, y recalo en la versión collage. Le explico por mail que los derechos los adquiere en el banco de imágenes sucursal Colombia. Que la tirada varía el costo. Que el banco se cobra un porcentaje en la transferencia. Me dice que tuvieron un problema con el Swift y que se posterga dos días. Que si tengo algún dato de mensajería. Que la reunión es el jueves. Que el lunes sin falta. Que el número de CUIT, el DNI, el código postal, el IP, la conexión, la factura, el boceto, a pie de máquina, a dos tintas, en offset digital, sacale dos frames, ponele magenta, RGB no CMYK, hasta 5 megas.
Me quedo callada, me escucho en silencio hablar y me pregunto ¿en qué momento me atravesó? ¿cuándo fue que aprendí?
.

2 comentarios:

R101 dijo...

La idea ya está algo traqueateada, pero sigue útil: cuando hablamos, SOMOS hablados, somo dichos, somos descalzados, somos materializados en ese reflejo por el lenguaje.

simpática y puntual dijo...

Así es R, pero necesitaba decirlo.