jueves, 18 de enero de 2007

Wonder woman

_



De niña, un recuerdo, en Caracas, en el club El Hogar hispano, me encontraba jugando en una pequeña montaña (en Venezuela hay montañas, montes, monticulos, etc. por todos lados, claramente no es La Pampa). La trepaba, junto a otra amiguita.
El juego era llegar lo más alto posible.

En un momento:

Amiguita: ey syp! sabes que si subes más te vas a caer!
Syp: (agarrada en cada mano a un caño metálico clavado en la tierra, y los pies haciendo presión contra un tercer caño metálico) No! no me caigo porque soy la mujer maravillaaa!!!

Acto seguido, comencé a caer, cuesta abajo, por toda la montañita, y en el medio de la caída visualizo que abajo me espera un tremendo pozo. Entonces, cayéndome, inclino mi cuerpo para desviarme, pero zas! me intercepta otro caño metálico que se me clava en el culo (más preciso: en el cachete izquierdo de mi culo), y llego abajo, no al pozo, si al piso, con el cachete sangrando.

Luego, me llevan a enfermería del club, y me dan unos puntos.
Actualmente, si me miro el culo, puedo ver aún una pequeña cicatriz.

Ahora que lo pienso, mi psicoanálisis basicamente se trata de entender ese juego que jugaba, y de darme por vencida de una buena vez: no soy la mujer maravilla. Aunque el otro dia pasé por un todo x 2 pesos y me compré una vincha similar a la de ella...

2 comentarios:

000 dijo...

Ahora te veo porqué te gusta tanto andar a las piñas: Nada más sano que el camino del medio: ni mujer maravilla, ni mujer tan "maravillera"

Simpática y puntual dijo...

Y ahora se entiende por que me gustan los malos?