domingo, 25 de marzo de 2007

Sabés lo que pasa

_

¿Sabés lo que pasa? Pasa que estoy en ese momento de la vida en que, por ponerte un ejemplo, esperás con expectativa la fiesta a la que te invitaron, te vestís, te maquillás, todo, y resulta que vas, llegás, y a los 10 minutos, como mucho, ya te estás pidiendo un taxi para irte. Son de esos momentos en que uno se está reubicando en la vida. Me puse a pensar que entre un novio y el otro, sumando, hace como 4 años que estaba en pareja. ¿Entendés? Incluso uno con convivencia y todo. Bueno y ahora tengo que salir a investigar, vivir sola de nuevo, el trabajo es una cosa a los 24 y otra a los 28, ¿viste?, ya no es gracioso caminar 40 cuadras porque te diste cuenta que te quedaste en cero hasta que volvés a cobrar. Yo super de acuerdo con Moura “todo el tiempo quiero estar enamorado”, pero por otro lado te juro que me agarra una fiacona… Y se le suma la crisis de los amigos, te empezas, o volvés a preguntar: ¿quiénes son mis amigos? Es la edad en que ya no llamás a ver quien quiere ver “Mis gloriosos hermanos”, vas solita, te comprás el pochoclo sin vergüenza y te lo masticás toda la peli haciendo crunch crunch y sabés que la mitad del cine te quiere matar pero te importa tres carajos. Incluso, y por favor no se lo cuentes a nadie, los domingos a la tarde me quedo feliz limpiando la casa, con "Heart of Glass" de Blondie a todo volumen, bailando con la escoba. Ya pasaste por la etapa de los gimnasios y tenés re claro que no vas a pisar otro más pagando la cuota al pedo, así que de una, te anotás en patinaje artístico sobre hielo con el profesor ruso, y ya ni pudor te da contarlo en las reuniones. Te hablo de ese momento en que acostarte con un desconocido no es interesante pero tampoco podés seguir curtiendo toda la vida con tus ex. Flirtear al pedo me aburre. Te dicen por ahí que estás muy selectiva, o muy criteriosa, o muy exigente, o que nada te viene bien, pero ¿qué querés que te diga?, yo la paso joya cuando voy a lo de G. y nos fumamos uno y miramos de un tirón Scarface, del orto. Mi ideal de un viernes a la noche, ¿cazás? Es más, no se lo confesé a nadie, pero me he vuelto de algunas salidas porque tenía más ganas de seguir leyendo o escribiendo, invento alguna excusa, y me rajo. También te agarrra una cosa con tus viejos, los extrañás, te das cuenta de cuanto los querés, y los querés aprovechar al máximo, porque de solo pensar que un día no van a estar te ponés muy mal. Me reconcilié con la idea de mamá, ¿te dije?, si tengo el nivel de humor y de bizarrez que tiene ella a los 60, voy a estar muy orgullosa de parecermele. Como que ya estudié, me recibí, incluso cursé un posgrado durante un año, laburé a full, puse el estudio, cada tanto expongo y justo ahora se me ocurre pegar un golpe de timón, ahora que la cosa marcha. Creo que vos me entendés, pasa que en unos días cumplo años, y estoy cerquita de los 30.
__________________________________________________

¿Qué hago en Manila?. Virus en vivo.



.

12 comentarios:

Rogelio dijo...

Los amigos van y vienen y, sorpresivamente, permanecen.
Los tiempos de cambio lo sacuden a uno, y uno tiende a pensar que son más las cosas que se mueven, de las que realmente son.
La perspectiva cambia sola cuando se asienta el polvo.
(últimamente me agarra de opinar sobre lo que nadie me pregunta, pero...)
Lo que todavía no sé qué onda, es esto de no querer perder el lado romántico de la vida, no sentirme super ligth, tampoco querer repetir historias pasadas, y menos aún tomarme el trabajo de conocer a alguien nuevo... personalmente, o sea, en mi propia historia, asumo que hay cosas y procesos que se tienen que cumplir para despejar, y entonces reencontrar dimensiones de la propia vida que ahora están como ocluídas... no sé, espero que te suene algo de esto...





¿Vos no decías que no podrías seguir posteando a "este ritmo"?
Hace dos días tuve una idea similar, y después posteé un artículo viejo uno hecho en el momento,antes de darme cuenta.

Nadie Nada Nunca dijo...

Hace poco me estaba dando cuenta de que mis salidas, últimamente, consisten en ir al cine, a recorrer librerías o a cenar. Ya no me emborracho. Cada vez busco menos cosas afuera de casa. Pero está bien así.

Matías Pailos dijo...

Me parece que creciste un montón. Contrariamente a lo que suele creerse por ahí, la madurez trae aparejado un mejor conocimiento de uno mismo y, consecuentemente, una mayor capacidad para ser feliz.
Te voy a confesar una cosa, nena: te admiro y quisiera que mis posts fueran como los tuyos. Honestidad brutal y claridad extrema.
Si puede, consígase la última de Gondry (con G. García Bernal), un amigo que acompañe y fúmese uno. Yo sé de lo que le hablo.

cutipaste dijo...

Ah, sí, sí, la entiendo perfectamente.

Simpática y puntual dijo...

R: No sé muy bien que pienso... como que estoy viendo el panorama... sinceramente. Aún no estoy segura de lo que pienso, con exactitud. Quizás sea como una revisión... (porque te iba a contestar lo que pensaba... y me dí cuenta de esto).

Nadie: Y cuando el combo son las tres cosas juntas, está más que bien, ¿no?.

MP: Ohhhh!. Mirá como son las cosas, y para seguir en la senda de la confesión, que a mi me pasa exactamente lo mismo: quisiera que mis posts fueran como los tuyos. Es más, te "promociono" entre mis amigos bloggeros (o no bloggeros también), para que te lean (como cuando unos descubre un libro o disco que le gusta mucho y se lo cuenta a todo el mundo).
Te voy a hacer caso y voy a buscar esa película. Casualmente el otro día me junté a ver una de él que se llama "Human Nature" (pude ver sólo una parte) y hasta donde vi, es excelente.

Cutipaste: Entonces podemos decir que acá somos todos una "pandilla de treintañeros" (o casi treintañeros).

cutipaste dijo...

Yo ya no soy "casi".

TVgirl dijo...

es raro esto de crecer, no? volverse mas adulto. suena plomazo pero no lo es. cuando cruzé los treinta me desesperé un poco, por toda esa boludez de pensar que no estaba donde habia soñado estar. pero sabés qué? desde que estoy de este lado, hace casi ya 4 años, he pasado los mejores años de mi vida. el sexo es mejor. el trabajo es mejor. estoy mas linda. disfruto más de todo y sobre todo, disfruto más de quíen soy yo. la cosa es aceptar los cambios y no sentir que estás perdiendo nada al crecer. estás por buen camino. seguí adelante, simpatica.

Simpática y puntual dijo...

cutipaste: bueno, 29, 30, 31, 32... a esta altura es lo mismo...

que lindo mensajito tv girl!, yo tengo esa sospecha, si. Creo que esta edad me está gustando mucho.

Antonio Cervantes dijo...

podes sentir los treinta cumpliendo veintiuno? (de ser asi quiza podria vivir una pubertad variopinta a los sesenta, si han de llegar)

Estos post me dejan un poco confundido; envejeci con ustedes, teniendolos por lo menos diez metroaños por delante. Lo extraño es que comparto sus angustias pero no sus felicidades; ellas (aun no entiendo porque) han elegido doblar la esquina y no cruzar por aqui.
Eso es lo que ilumina la luz de la velita numero treinta?

Antonio

PDT: quien celebro el primer cumpleaños no sospecho que con ello generaba un abismo a la descdicha?... cuando llega el pastel te pones a pensar, y pensar...

simpática y puntual dijo...

te cuento a modo de anécdota que cuando cantaron el cumple éste año, me escondí tras una cortina... llena de verguenza...

simpática y puntual dijo...

un montón de gente junta cantándote el cumpleaños, si bien sin eso no es cumple, me da un pudor enorme

Barbie dijo...

Me siento identificada con el 90% de las cosas que decís. Me pasa mucho últimamente que como trabajo de noche (soy cantante) los días que tengo libres me gusta ver una peli de la bocha, leer, escribir, o juntarme con alguien que me divierta, y me pasa también lo de pedirme un taxi con cualquier excusa para volver a casa a hacer cualquiera de las cosas que dije antes o para escuchar un disco que me vuela la cabeza.