viernes, 23 de marzo de 2007

Beatblog

_


(cámara digital, barrio chino, 2006)

“En el camino” lo leí hace mucho, mucho tiempo, años. Mi recuerdo, impresión, al menos el recuerdo que más recuerdo, era la idea de que las cosas sucedían entre viaje y viaje, entre salida y llegada, y no precisamente en el lugar de arribo. Las ciudades a las que llegaban Jack y sus amigos funcionaban como anclaje pasajero, como una consecuencia de la sumatoria de sucesos y reflexiones que ocurrían durante el traslado por la ruta. Uno podía ver el crescendo del tramo sobre ruedas y luego descansar un rato para cuando llegaban a destino. Lo que me atraía del libro, y de toda la idea, era eso: que la acción ocurriera en el transcurso, que los parajes fueran aleatorios, que la posibilidad de intuir o imaginar y luego asociar lo que venía, estuviera en pequeños signos desperdigados a lo largo de cada viaje. Una idea sencilla si uno la cuenta así, pero que tiene una fuerza enorme al condesar el estado de “en viaje” y la hermosa posibilidad de anclar por un período en un lugar.
Si hiciese un gráfico del relato, éste podría ser un pequeño diagrama que fuera una línea dibujada a lo largo de una hoja, con varios nodos o puntos regados en su longitud. Cada punto el lugar de destino, y cada tramo entre punto y punto, el viaje sobre ruedas. Una simple línea marcada con puntos. Como un mapa de ruta. Algo totalmente obvio.
Con los blogs me empezó a suceder lo siguiente, no solo al leer los de otras personas, sino al escribir el mío propio: empecé a trazar mentalmente una línea. Este acto no fue previo al momento de empezar a escribir un blog, sino luego de haber estado haciéndolo por 4 meses en continuo. Pensé que los blogs, que mi blog, bien podría ser un mapa de algunos pensamientos y emociones, y los posts, las ciudades a las que llegaban estos muchachos, en el sentido de que los posts funcionaban como parajes mentales de mi viaje. De la larga trama que se despliega a lo largo de mis días, de mi cotidiano, dibujar puntos en el blog. Mirando la totalidad del blog (al menos hasta este momento), puedo vislumbrar mi recorrido, y dar cuenta de cómo se van diseminando los temas o estados internos. Recojo pequeños signos desperdigados a lo largo del blog, como nace una idea, como aparece una nueva obsesión, como un dato secundario se convierte en material central al siguiente posteo.
¿Qué fue lo que ocurrió entre post y post? No aparece de manera visible, se intuye entre punto y punto de anclaje. El estado propio está latente entre post y post.
De pronto Bowie toma dimensiones inauditas, y de ahí pasamos a la soledad, y de ahí a la identidad, y de ahí…
Preguntas que surgen en el camino: ¿Cuándo termina un viaje? ¿En qué momento culmina un blog?.
Este tipo de preocupaciones son las que comparto sobretodo con R. Le comenté el asunto y R. me tiró un dato que yo atajé, agarré y traje corriendo para acá que es que Kerouac escribía en un rollo contínuo de papel y que así lo llevaba a las editoriales. Un continuum. Un registro contínuo. Jack un bloggero. Y aquí estamos nosotros, escribiendo blogs, dibujando nuestras líneas.
.

2 comentarios:

Rogelio dijo...

Mm...
En primer lugar, gracias por postear. Me estaba aburriendo, y me gusta mucho leerte.
En segundo lugar, yo recientemente tengo un blog, y venía pensando escribir algo al respecto porque es un viaje, esto de bloggear. Está bueno encontrar una reflexión previa.
Tercero: al principio, entendí tu idea del mapa de una manera ... "transversal", por usar un término de moda. El otro día leía tu opinion en delosrubios, "la repartija", y recordaba que escribiste un muy interesante post al respecto, y pensé en cómo cosas que he leído en otros lados se van plasmando o influyendo en escritos mios, y entendí que el total de los blogs pudieran ser un mapa del pensamiento de una generación, o de un momento de una ciudad o un círculo de gente, no necesariamente conciente de estar en ese círculo.
Que se podría seguir la línea de desarrollo de una idea que es sugerida en un lugar, se desarrolla en otro y se completa o rebate en un tercero.
Una especie de conciente colectivo.
Estuve leyendo recientemente "Sandman", y quedé lleno de ese tipo de sugestiones.
Ahora que vuelvo a leerlo, la impresión que me da es otra: la de que, a través de las múltiples revisiones de tuproducción, fueras sacando todos los hilos de tu pensamiento y haciendo una escultura de él, con todas las dimensiones que necesita para verse plenamente....

Simpática y puntual dijo...

Gracias, muy halagador.
El tema es que no creo que pueda seguir posteando a este ritmo, ni contestando, ni leyendo otros blogs, ni comentado en otros... Pero de todas formas, gracias!
Me imagino que hay bastante material sobre los blogs para leer, y de hecho, dá para seguir escribiendo sobre el asunto.
Puede ser eso de tu observación tipo 3D, me encantaria encontrar algún soporte donde además se le pueda incorporar el tacto, el sabor y olor.
Lo que tiene de especial el blog es que es un soporte multimedia y banca el video, el sonido, las imágenes, el texto, la navegación, la interactividad y el feeback.
Tengo un amigo que me dijo algo al respecto que viene al caso, le voy a pedir permiso a ver si puedo pegarlo acá, porque estaba interesante.