sábado, 30 de junio de 2007

.
Así, mis tardes victorianas, mis tardes que miran la ventana, de rojos y violetas que espejan formas. Es tarde, estoy pálida y en silencio. Así, mi tarde de tren, de paradas y pasajes, se pasa entre sillas y desdén. Así, rozada por el tiempo, con manos de viento que son toallas por la espalda, mi tarde rebobina y queda inmóvil. Mis tardes de pelo lacio no tienen prisa, tienen tiempo, yo me siento, las espero, traen brisa, traen cielos. De ventanas y cortinas, de porcelana china, aguada y blanda, espuma y brilla. Así la siento, cuando atraviesa el cuerpo, cuando me dobla en dos, cuando discreta pasa y me toca el pelo.
.

4 comentarios:

Hipotermia dijo...

muy lindas tardes poéticas
victorianas y discretas
brillan de rojos y violetas

parafraseo porque me gustó y me dejó un poco sin palabras

cronistasentimental dijo...

"tienen tiempo" me hace acordar a algo que me gusta, creo que es una canción, y no puedo recordar qué es exactamente.

muy lindo fragmento.

el ojo rojo dijo...

qué bonito reflejo de
cuando una tarde te engalana:
"traen brisa, traen cielos"

simpática y puntual dijo...

Hipotermia, Cronista y Ojo, gracias por los comentarios, tengo especial afecto por este tipo de "fragmentos poéticos"